20.6 C
Resistencia
21 junio, 2024

Tiempo de descuento para la tarea de gobernar

Javier Milei, Mauricio Macri, Patricia Bullrich; Leandro Zdero, Jorge Capitanich y Gustavo Martínez.
Son incontables las señales que surgen a diario, desde distintos sectores, respecto a la incomprensión cabal del término gobernar en un país como Argentina. La prorización de lo simplista se extiende peligrosamente a sólo cinco días de una elección en el que quien triunfó obtuvo la mayor cantidad de votos de respaldo: Casi 15.000.000. Y en porcentuales, sólo Juan Domingo Perón lo supera. Se cree que debiera ser suficiente y se le reclama al Presidente electo un nivel de decisión «a lo Bukele». Pero no.

Veamos: El partido de Javier Milei solo cuenta con 39 diputados nacionales del palo, en un poder del Estado que requiere un mínimo de 129 para la aprobación de leyes. En el Senado es peor la representación: sólo 7 sobre 72 y cuyo quórum necesario es 37. ¿Cómo alguien puede pensar seriamente que se puede gobernar sin respaldo parlamentario? Y aquí es donde comienza el nudo gordiano al que se enfrenta hoy la fuerza política ganadora de las elecciones. Para romper ese nudo…debe acordar la composición de poder. Caso contrario gobernará en soledad y en poco tiempo, cuando se quede sin fuerzas ante embates sin resultados, deberá negociar desde una posición de debilidad.

No existe en una República la pretensión de los soñadores respecto a que «hay que echar a todos», «cerrar todo», o «al que no le gusta que se vaya». Son tres los poderes del estado. Independientes. Y cada uno tiene sus bemoles. 

El Presidente electo, al que muchos consideraban un outsider anticasta, resultó un pragmático sorprendente. Una tras otra viene ofreciendo señales claras de haber asumido las realidades de la política plasmadas con cincel en el bronce histórico por el ya fallecido congresista radical Raúl Baglini, quien sostuvo que «Cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables son los enunciados políticos; cuanto más cerca, más sensatos y razonables se vuelven.​ A medida que un grupo se acerca al poder, va debilitando sus posiciones críticas al gobierno».​ Postulado que se conoce como el «Teorema de Baglini».

Así, Milei acordó con el expresidente Mauricio Macri a solo pocas horas de haber perdido las generales en primera vuelta. Se aseguró respaldo y fiscalización. Y ganó las presidenciales aún ante el poderoso aparato del estado puesto al servicio de Sergio Massa quien usufructuó de los poderes públicos desde su rol de ministro de Economía de la Nación sin ruborizarse y sin temor de las implicancias judiciales que ya comenzaron a asomar.

Nadie podrá saber realmente si Javier Milei tragó sapos de varios tamaños para conformar su equipo de gobierno o si en realidad todo formó parte de un diseño cuidadosamente ocultado. Lo concreto es que tiene dentro al ministro de Economía sugerido por Mauricio Macri, Luis Caputo, y a Patricia Bullrich en Seguridad asegurándose no solo la experiencia de ella en esa cartera, sino dando además una clara señal de hacia donde se encaminará su gestión. En momentos en que se escribe esta columna, no está definido aún si Cristian Ritondo será o no el próximo presidente de Diputados. Si así fuese, cartón lleno.​​ Lo mismo puede decirse si el elegido es Florencio Randazzo, ya que así quedará atado también el sector encabezado por el actual gobernador cordobés, Juan Schiaretti, quien hizo una elección decorosa marcando la importancia de la mirada federal desde Nación.

Sin embargo, a este cuadro de situación hay que contrastarlo con las implicancias inmediatas. El economista Emilio Ocampo había sido anunciado por Javier Milei como el futuro titular del Banco Central, y quien tendría a su cargo el proceso de dolarización -que conformó el principal eje de campaña de La Libertad Avanza-, para luego cerrar el ente. Al conocerse que la cartera económica iba a ser ofrecida a Luis Caputo, Ocampo eligió bajarse del cargo para él anunciado, disconforme con el esquema de desarme de stock de leliq priorizado.

El propio Javier Milei había exteriorizado que Carlos Rodríquez, reconocido académico, era uno de sus consejeros en materia económica. Pero éste acaba de anunciar que decidió terminar toda relación de asesoramiento en materia económica, disconforme con el perfil de selección del presidente electo para confirmar su gabinete económico.

Carolina Píparo había sido presentada por Milei como quien conduciría ANSES. Ya no. Aunque en este caso se desconoce hasta ahora qué lugar le asignarán y si está dispuesta a tolerar ese cambio.

 

Esto es solo un pequeño muestreo. Hay muchísimos casos de distintos niveles que también se declararon disconformes. Parlamentarios incluso, aunque la amplísima mayoría pertenecen a la estructura del PJ que había provisto nombres para integrar listas, lo que quedó evidenciado en el portazo que pegaron volviendo a su origen político una vez que Milei acordó con Macri y Bullrich una alianza de urgencia bajo el escudo de frenar al kirchnerismo. 

Parafraseando a los términos de redes sociales, bien podríamos decir: «Faltó comprensión del teorema de Baglini allí». 

EN EL CHACO

El gobernador electo mantiene en reserva la integración de su gabinete y solo circulan nombres aislados que se resguardan a efectos de evitar quitarle espacio de maniobra a una tarea que conlleva una enorme responsabilidad. Recién en la primer semana de diciembre Leandro Zdero anunciará a su equipo, aunque la mayor parte ya está trabajando en las áreas que estarán a su cargo. 

Los ojos de movimientos actuales están posados en la Legislatura. La gran incógnita es quién se queda con la conducción de ese poder del estado. 

Juntos por el Cambio encara la sesión Preparatoria, que se realizará en los primeros días de diciembre próximo exhibiendo su triunfo electoral reciente. Tendrá desde el 10 de diciembre la bancada con mayor número de integrantes. Pero no le alcanza para designar en soledad a las próximas autoridades. Necesita 17 legisladores para asegurar quórum propio, y sólo serán 15. Ya se ha decidido que se encolumnarán detrás de Carmen Delgado a quien propondrán como presidente.

Aunque se largaron a circular rumores de un posible salto de algún díscolo, ello no parece tener espacio alguno de prosperar conforme las expresiones de los líderes de los sectores internos que conforman el radicalismo. 

El frente Unión por la Patria contará con 14 bancas. Y desde allí consideran que contará con el respaldo del único legislador que tendrá el Frente Integrador, Darío Bacileff Ivanoff, bajo el argumento de su raíz política: el Justicialismo. 

Y aquí aflora la gran incógnita: la Corriente de Expresión Renovada, liderada por el actual intendente capitalino, Gustavo Martínez, quien tiene en sus manos el poder de definición de esta cuestión con sus dos representantes. 

En este punto son varias las elucubraciones. Una de ellas pretende que por su origen peronista el CER respalde a un candidato a presidente del PJ. Pero esto se da de bruces con la respuesta: ¿Por qué no respalda la bancada que responde a Jorge Capitanich a un candidato propuesto por el CER? Simple: son 14 votos a dos. No alcanza. Salvo que Bacileff Ivanoff se sume. Y, en tal caso, podría el propio «Chiyito» Ivanoff plantear que todos los peronistas lo voten así suman 17 incluyendo su propio voto. 

Pero no es solamente una cuestión de números. En política dos más dos no suele dar cuatro. Aquí es donde corresponde analizar todo el escenario y no solo la Cámara de Diputados. 

 

¿Aceptará Gustavo Martínez darle la presidencia de la Legislatura, hasta ahora presidida por su esposa, Eli Cuesta, a un candidato decidido por Jorge Capitanich, con quien no consiguió este año anudar un acuerdo para presentar unido al PJ en elecciones? Esa división fue, a qué dudarlo, el eje principal de la derrota del actual gobernador. 

Y en otra hipótesis: ¿Aceptará Jorge Milton que sus alfiles en la Legislatura respalden a alguien propuesto por el CER? Se lee como improbable. De haber aceptado algún acuerdo Capitanich lo hubiese sellado de cara a las Provinciales ya que tenía como antecedente su derrota en las PASO y con porcentual del 8,8% conseguido por Martínez. 

El gobernador cumplirá el 28 de noviembre 60 años. Sólo él sabe qué pretende para su futuro político. Tiene como contraste el cargar con 16 años de ejercicio de poder con todo lo que ello implica. Más aún habiendo sido una espada de los Kirchner y, en apariencia, estando ese apellido en un fin de ciclo. 

Gustavo Martínez cumplirá 50 años el 25 de febrero próximo. Él mismo dice a propios y extraños que es joven y que a partir de ahora se dedicará a recorrer la provincia «para rearmar el verdadero peronismo». 

Veremos. Veremos.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ 

Por Juan Pedro Teruel

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS