22.6 C
Resistencia
21 junio, 2024

Con el ingreso de una camporista y la permanencia de un massista, el kirchnerismo busca avanzar con el dictamen del juicio político a la Corte Suprema

Con la renuncia de dos diputados massistas y la incorporación ya confirmada de una camporista, el kirchnerismo se prepara para emitir este martes el dictamen contra los cuatro integrantes de la Corte Suprema en la Comisión de Juicio Político. El Frente de Todos no tendrá los números para aprobarlo en el recinto, porque en esa instancia se necesitan los dos tercios de los presentes.

Será la primera actividad en la Cámara baja luego del triunfo de Javier Milei en el balotaje. Ya como presidente electo desestimó el proceso contra Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda. También será rechazado por los bloques de Juntos por el Cambio, aunque podrían votar divididos porque la Coalición Cívica avalaría el juicio político a Lorenzetti.

Por orden de Sergio Massa, el oficialismo había postergado la firma del dictamen para después de la segunda vuelta. Alberto Fernández prorrogó las sesiones ordinarias para permitir que el despacho pudiera emitirse más allá del 20 de noviembre. El tratamiento había arrancado en enero y durante el verano provocó un conflicto con la oposición que paralizó el Congreso.

Massa tenía dos diputados que le responden en la comisión. Una, Micaela Morán, renunció para no firmar el dictamen. La reemplazará la camporista santafesina Magalí Mastaler. Fue una de las que votó en contra del acuerdo con el FMI, en línea con Máximo Kirchner, lo que en aquel momento generó su renuncia como jefe de bloque.

Ramiro Gutiérrez, el otro massista que integra la comisión, hasta este lunes se mantenía en ese lugar pero al caer la noche desde el massismo aseguraron que también renunciará. El kirchnerismo necesita de la totalidad de los miembros, porque tiene una mayoría justa: 16 de los 31 integrantes.

Para reunir el quórum para abrir la reunión y para asegurarse el dictamen de mayoría, con el que avalarán el juicio político por presunto mal desempeño, todos deberán cerrar filas. La comisión es presidida por la entrerriana Carolina Gaillard y sus principales espadas son Leopoldo Moreau, Rodolfo Tailhade, Vanesa Siley, Germán Martínez, Mara Brawer y Eduardo Valdés.

A través de Mariano Cúneo Libarona, designado ministro de Justicia, Milei descartó el impulso y se lo transmitió a los miembros de la Corte. “Ha sido para dañarlos públicamente, es infame. Esto tiene que terminar”, aseguró Cúneo Libarona luego de reunirse con los jueces del máximo tribunal.

No tiene andamiaje fáctico ni jurídico. Es algo ilegítimo que tiende a presionar y perturbar la honorabilidad de los jueces sin sustento alguno”, agregó en declaraciones a TN.

Entre las causales que alegó el kirchnerismo figura el fallo del dos por uno que benefició a represores acusados de delitos de lesa humanidad, el de la coparticipación de la Ciudad, la derogación de la ley del Consejo de la Magistratura y la administración de la Obra Social del Poder Judicial, entre otros.

Los diputados del PRO y el radicalismo adelantaron que irán por el rechazo. “Aparentemente tendremos el último capítulo de este show que nos ha brindado el kirchnerismo. Está claro que fue todo un montaje para encubrir el incumplimiento del Gobierno respecto de la sentencia de la coparticipación de la Ciudad y avanzar en la embestida contra la Justicia y en particular contra la Corte”, dijo Pablo Tonelli, integrante de la comisión, a Clarín.

“Nunca podrán aprobarlo en el pleno de la Cámara, con lo cual lo que habremos logrado este año ha sido perder el tiempo”, cuestionó el diputado del PRO. Como el kirchnerismo no llegará a los dos tercios, el macrismo buscaría llevar la discusión al recinto para que el dictamen caiga y no quede latente como amenaza a los jueces de la Corte.

Los bloques que integran Juntos por el Cambio, en crisis luego del resultado electoral, suman 15 miembros en la comisión.

El restante es Alejandro Topo Rodríguez, de Consenso Federal, que prepara su propio dictamen en el que propondrá “no hacer lugar” a los pedidos de juicio político y archivar las actuaciones, aunque podría unificarse el texto con el resto de la oposición en caso de que tengan posibilidades de superar en firmas al Frente de Todos.

“Termina como empezó: un dispendio de esfuerzo institucional sin destino, derecho a ser rechazado”, aseguró Rodríguez ante la consulta de este diario.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS