20.6 C
Resistencia
21 junio, 2024

Agustín Ruberto y su hat trick agónico ante Alemania, que no alcanzó para el sueño de Argentina en el Mundial Sub 17

La Selección Argentina Sub 17 no pudo con Alemania, que se impuso en los penales tras igualar 3-3 y se metió en la final del Mundial. Sin embargo, a pesar de la derrota, el equipo de Diego Placente tuvo una enorme figura en la tarde asiática: Agustín Ruberto, la joya de River que marcó un hat-trick ante los germanos.

Hasta acá, todos los flashes se los llevaba el Diablito Echeverri. Pero en la Selección Argentina Sub-17 brillan varias joyas. Y una de ellas es Ruberto, que con su triplete llegó a los ocho goles y se subió a la cima de la tabla de anotadores de la competencia que se juega en Indonesia.

Ante Alemania mostró todo su repertorio a la hora de la definición. En el primero fue el típico gol de goleador, tomando bien parado un centro pase atrás de Dylan Gorosito desde la derecha: puso firme el pie y la pelota terminó en el fondo de la red.

En el segundo, sobre el cierre del primer tiempo, tomó la pelota dentro del área, controló, hizo una pausa, enganchó y sacudió de zurda al ángulo para un golazo que le ponía justicia al marcador. Era el 2-1 parcial de la Selección y el sueño de la final parecía quedar a sólo 45 minutos.

Pero se hizo cuesta arriba ese segundo tiempo para Argentina, muy desgastada en lo físico ante un rival más fuerte y atlético. El 3-2 de los germanos parecía una condena y el final de la aventura por tierra asiática hasta que volvió a aparecer Agustín

El 9 le picó bien a su amigo y socio Echeverri, que se la pasó con precisión y él solo tuvo que tirarse al piso, puntearla y pasar por arriba al arquero Heide, que parecía inexpugnable para todos excepto para Ruberto.

El goleador argentino tiene 17 años, mide 180 centímetros y, por su contextura física se ganó el apodo de “El Gigante”. Es otra de las joyas de River, donde juega en la Reserva, en la que debutó a principios de este año, tras ser una de las figuras de la Séptima, en 2022. Y ya firmó su primer contrato (hasta diciembre de 2024) con la institución de Núñez.

Agustín nació el 14 de enero de 2006. Es de San Fernando. Hijo de Fabián y Cristina, Agustín proviene de una familia humilde y futbolera. De hecho, tiene un hermano también futbolista, que juega en las Inferiores de San Lorenzo.

A los cuatro años se inició en el club Barrionuevo de baby fútbol de esa zona del norte del Conurbano bonaerense. Allí lo vio Pablo Espiñeira, captador de talentos de Parque Chas, quien quedó impresionado por la potencia del joven atacante y lo llevó a una prueba en River. En el Millonario, Christian López fue quien lo «probó» y luego de pocos días de examen decidió ficharlo.

Quienes habitualmente van a ver a las Inferiores y a la Reserva de River afirman que Ruberto “es un gran proyecto de delantero”. Algunos lo comparan con Lucas Alario. Por sus movimientos y su oportunismo para sacudir redes.

El delantero argentino es un jugador potente, de área, que huele el gol. Pero el mismo hizo una descripción propia en una entrevista con el sitio La Máquina Radio.

“Me considero un 9 de área, con buen juego aéreo. Le pego con las dos piernas y pivoteo bien. Lo que me falta es serenarme un poco más en la definición, que es algo que estoy trabajando mucho”, expresó Ruberto. Y cuando le consultaron sobre cuáles eran sus espejos en su puesto, comentó: “Me gusta mucho Borré, porque va a todas y Robert Lewandowski, porque es un jugador muy técnico”.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS